Mujeres de café: experiencia de empoderamiento femenino en Ecuador

Las desigualdades que viven las mujeres en el mundo son innegables. En Galletti pudimos ver como en el mundo del café, lamentablemente, se mantenían los abusos frente a ellas. Sin embargo, no nos sentamos a llorar, ni la indiferencia fue nuestra opción. Comenzamos a pensar cómo construir comunidad también desde allí, cómo hacer que el café también fuera un agente de cambio para esta realidad y fue así como nació una de las ideas que más nos llena de orgullo, compromiso y pasión: Café Mujeres.

Las mujeres han sido permanentemente invisibles en la cadena del valor del café. A pesar de que, al menos en Ecuador, la producción a pequeña escala sea mayoritariamente generada por ellas. Por eso, el Café Mujeres busca incentivar la independencia económica, fortalecimiento de desempeño laboral, empoderamiento femenino y visibilidad del trabajo de las mujeres en el café. ¡Esta es la historia!

Donde todo inició

En el 2010, cuando estábamos buscando pequeños productores que quisieran ser nuestros aliados en el Ecuador, nos fuimos al campo. Tratábamos de que la gente se asociara, convocábamos a reuniones a la comunidad y la ausencia de mujeres fue notoria.

Tiempo después, cuando comenzamos a generar relaciones comerciales, identificamos que a la venta del producto solo venían hombres. Seguida a esta realidad, pudimos observar cómo el dinero que se les pagaba por el café, lo usaban inmediatamente para comprar licor y tomar con sus amigos. Luego nos enteramos de que llegaban a sus casas sin nada de dinero y de que sus esposas o compañeras sentimentales eran golpeadas y maltratadas por reclamar ante esta situación.

Así, nos dimos cuenta que había un problema y  la primera medida que tomamos fue empezar a exigir  que les comprábamos a quienes estaban cultivando el café, o sea a las mujeres. Hubo mucha resistencia por parte de los hombres pero al final la situación comenzó a ceder. De esta forma, nos enteramos de cientos de historias de mujeres que, debido a sus condiciones sobre todo económicas y en muchas casos también culturales,  aceptaban el abuso como algo natural y entonces nos surgió la idea de crear una línea de café de especialidad que fuera solo cultivada por manos de mujeres.

De esta manera, comenzamos a incentivar que construyeran proyectos con los que hubieran soñado toda la vida. Casa propia, viveros, tiendas, artesanías y muchas otras ideas vinieron a la mente de muchas. Entonces lo que hicimos fue destinar una parte del valor del producto para que ellas pudieran autofinanciar su idea y nosotros les generábamos el equivalente a ese porcentaje en asistencia técnica para alcanzar sus metas.

Principales resultados

El Café Mujeres ha logrado vincular directamente al menos 320 mujeres al proyecto y para este año, tenemos prevista la vinculación de otras 100 más. Hemos visto cómo se ha fortalecido el trabajo asociativo de las mujeres, cómo se han organizado respecto a su trabajo y han empezado a reconocerlo como una profesión. Adicionalmente, sus condiciones económicas se han visto fortalecidas.

Nuestra mejor recompensa

En Galletti estamos convencidos que juntos hacemos más y que un trabajo en condiciones dignas, trae una mejor calidad de vida. Nuestra recompensa con este proyecto, ha sido poder ver a muchas mujeres salir adelante a partir de su esfuerzo y dedicación, ser testigos de cómo recuperan esperanzas, se llenan de sueños y empiezan a vivir una vida más justa. Así que en Galletti no nos queda más que agradecerles por dejarnos hacer parte de sus vidas y, asimismo, renovar año a año, nuestro compromiso con el café que las nombra ante el mundo: Café Mujeres.

Mira el vídeo que resume un poco el proyecto:

SUBIR